Enseñar sobre el consentimiento es una parte importante de educar a tu hijo sobre la salud sexual. Es un concepto fundamental que se puede enseñar a cualquier edad. Le permite a tu hijo saber que su voz importa y que tiene opciones. También aprenderá a respetar las decisiones de los demás al entender el concepto del consentimiento.

A continuación se presentan cinco aspectos importantes del consentimiento que debes enseñar a tu hijo, pero, ten en cuenta que no hay un maestro mayor que tu ejemplo. Si tú vives las cosas que estás enseñando, tu hijo tendrá más probabilidades de utilizarlo en su propia vida.

el permiso es importante

Pedir y conceder permiso es importante, especialmente cuando se trata de algo como el afecto físico. Este es el tipo de lección que se puede enseñar a menor escala (como permitirle dar permiso para dejar que alguien tome prestado su juguete) y se expande a medida que crece.

Pueden cambiar de opinión.

Pídeles su consentimiento.

Practica delante de ellos.

Con demasiada frecuencia, los niños, simplemente porque son niños, se les hace sentir que no tienen voz en lo que les sucede. Hay un equilibrio, por supuesto, entre permitir que tus hijos tomen sus propias decisiones y reforzar los valores que tú encuentras importantes.

No te estamos diciendo que nunca les digas «no» o que les permitas hacer lo que quieran, solo asegúrate de hacerles saber que los escuchaste, incluso si no puedes darles todo lo que quieran en ese momento. Hay momentos en que no podrás satisfacer todos sus deseos, pero permitirles practicar el consentimiento contribuirá en gran medida a enseñarles sobre el consentimiento en todos los aspectos de su vida, especialmente cuando se trata de salud sexual. Enseñar el respeto básico por el consentimiento en todas las formas ayudará a tus hijos a entenderlo cuando se trata de su propio cuerpo y el cuerpo de los demás.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.