Cleo estaba en su descanso para almorzar cuando escuchó una escalofriante estadística: Según un estudio publicado por el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños son abusados sexualmente antes de los 18 años en los Estados Unidos.1

Escuchar estos números fue como un puñetazo en el estómago de Cleo. ¿Cómo podemos vivir en un mundo donde suceden cosas tan horribles? ella se preguntó. Se preguntó si los padres podrían ser más proactivos en la protección de sus hijos. Se preguntó si los niños serían capaces de reconocer comportamientos inapropiados provenientes de adultos u otros niños. Se preguntó si la cantidad de personas que quieren proteger a los niños supera en número a aquellos que tratan de lastimarlos.

Cleo no se daba cuenta de que podía ser una de esas personas, una defensora de la inocencia. Ella no es madre. No es maestra. No tiene un trabajo que implique trabajar con niños. De hecho, ella realmente no ve niños tan a menudo en su día a día. Entonces, ¿cómo puede Cleo, alguien que apenas interactúa con los niños, ser una protectora y defensora contra el abuso sexual infantil?

Cleo se dio cuenta de que tenía conexiones en su vida con los niños. No tenía hijos propios, pero tenía dos sobrinas y tres sobrinos. No trabajaba directamente con niños en su trabajo, pero tres de sus compañeros de trabajo eran padres. También había varias familias en su vecindario con niños pequeños. Ella estaba vagamente familiarizada con los padres y veía a sus hijos jugando en los patios cercanos de vez en cuando.

Cleo se dio cuenta de que cada uno de estos niños en su vida corría algún grado de riesgo. Cada uno de estos niños, no importa cuán sanos y felices parecieran, necesitaba defensores contra el abuso sexual infantil. Este descubrimiento le dio a Cleo un mayor sentido de responsabilidad y una mayor consciencia de su papel en la comunidad.

Por qué deberías preocuparte

Incluso si parece que el tema del abuso sexual infantil nunca te afectará personalmente, afecta a la sociedad que habitas y probablemente está afectando a alguien que conoces.

El abuso sexual infantil puede tener efectos duraderos en los sobrevivientes a medida que crecen hasta la edad adulta. Estos impactos adversos pueden no sólo afectar al sobreviviente, sino también a quienes los rodean, ya sean sus hijos, sus familiares, sus compañeros de trabajo, sus parejas o incluso su relación contigo. Sin la ayuda y la sanación adecuadas, el trauma puede continuar en la próxima generación. Los perpetradores siguen prosperando con la tendencia de la sociedad a hacer la vista gorda. Las nociones de respeto, consentimiento y límites a menudo se malinterpretan o no se abordan adecuadamente. Los sistemas jurídicos pueden fallar a aquellos que fueron atacados, al negarse a escuchar o al no tomar las medidas apropiadas. En última instancia, el abuso sexual infantil no sólo afecta a los niños que nunca conocerás o con los que nunca te toparás. Afecta a la salud y la estabilidad de nuestra sociedad de forma global.

Sin embargo, tienes la oportunidad de marcar la diferencia. Al igual que Cleo, tu esfera de influencia puede ser más grande de lo que crees. Puede que no haya niños en tu vida, pero aún tienes el poder de proteger a los más vulnerables.

Entonces, ¿cómo puedes ayudar?

Tal vez seas un estudiante universitario o un jubilado. Tal vez seas tía, tío, prima o hermano. O tal vez seas un vecino, maestro, entrenador, voluntario, líder comunitario o un feligrés. No importa tu circunstancia o etapa de la vida, una cosa sigue siendo la misma: tu capacidad para marcar la diferencia. Estas son cinco maneras en las que puedes ayudar a defender la inocencia y prevenir el abuso sexual infantil.

01

TEN EN CUENTA

Cuanto más sepas, mayor será la influencia que tendrás en la concienciación, la prevención u obstaculización de la perpetración, el apoyo a los niños en riesgo, la fomentación de la sanación, la mejora del sistema legal y la protección de los sobrevivientes contra la revictimización. Puedes tomar la iniciativa educándote en temas como señales de advertencia, patrones de preparación y lugares probables en los que un perpetrador hará un movimiento. Esto no es para aumentar tu paranoia o desconfianza, sino para afinar tu intuición. Al estar más informado, sabrás qué observar, cuándo un niño podría estar necesitado y qué puedes hacer para ayudar. Tenemos muchas publicaciones de blogs educativos y recursos que brindan un buen comienzo a la autoeducación. Para obtener más información sobre los efectos a largo plazo del trauma infantil, puedes consultar nuestra organización hermana, The Younique Foundation,o este sitio informativo de los CDC.

02

MANTENTE ATENTO

Estar bien informado te ayudará a ser más consciente de lo que está pasando a tu alrededor. Tú puedes estar atento al asistir a reuniones familiares, celebraciones locales, eventos deportivos y otras actividades públicas que involucran a los niños. Esto no significa que estés continuamente buscando acusar a otros de comportamiento sospechoso. Pero si alguna señal de alerta de la que has aprendido ocurre a simple vista, puedes ser tú quien se de cuenta. Si ves algo, actúa. No mires para otro lado. Esto puede ser más fácil decirlo que hacerlo. A veces es más cómodo permanecer en silencio, incluso si somos testigos de algo terrible, y asumir que otra persona tomará las medidas necesarias. Esta suposición, conocida como el efecto espectador,no lleva a nadie a tomar medidas, por muy grave que sea la necesidad. Es crucial elevarse por encima de esta mentalidad; sé un instigador, no un espectador. Si crees que es necesario, habla con los padres o busca las autoridades locales adecuadas para expresar tu preocupación.

03

CORRE LA VOZ

Debes estar dispuesto a hablar abiertamente sobre el abuso sexual infantil como un tema importante, en lugar de tratarlo como tabú. Una vez que te sientas cómodo en tus conocimientos sobre el tema, también puedes enseñar a grupos de tu comunidad sobre temas como sexualidad saludable, consentimiento y prevención de abuso. Puede ser aterrador iniciar una conversación sobre un tema tan sensible, especialmente con personas que no conoces muy bien. Pero cuando otros ven lo cómodo que estás de iniciar un diálogo, podrían seguir su ejemplo y abrirse también. Ellos pueden tener información importante o experiencias que necesitan compartir.

04

DONAR O SER VOLUNTARIO

Incluso unos cuantos dólares pueden llegar muy lejos. Hay más maneras de donar que simplemente hacer clic en un botón en nuestro sitio. Tal vez en tu cumpleaños y otras fiestas de entrega de regalos, en lugar de recibir regalos, tú puedes solicitar a la gente que envíe donaciones en tu honor. Si esta opción te interesa, visita aquí para obtener más información. O tal vez tú prefieres comprar mercancía, o realizar una recaudación de fondos en tu comunidad, como una carrera 5k o una venta de pasteles. También podrías ofrecer algo aún más valioso que tu dinero: tu tiempo. Conviértete en voluntario en tu comunidad o en línea. Una variedad de oportunidades para servir están disponibles, por lo que puedes encontrar una hecha a la medida para tu tipo de personalidad y experiencia. Puedes participar en campañas,difundir concienciación a través de las redes sociales,dar clases en tu comunidad y organizar eventos. Estas opciones y más se pueden encontrar aquí.

05

SÉ UN EJEMPLO POSITIVO

¿Recuerdas a algún adulto que tuvo un impacto positivo en tu infancia? ¿Adultos que no eran tus padres pero a los que admiraste y con quienes te sentiste seguro? En 2018, un equipo de investigadores analizó el impacto de las experiencias positivas de la vida temprana en adultos que habían soportado una infancia difícil. En este estudio, se hizo a los participantes una serie de preguntas, incluyendo:2

  • ¿Tenías al menos un profesor que se preocupaba por ti?
  • ¿Tenías buenos vecinos?
  • ¿Había un adulto (no un padre/cuidador) que pudiera proporcionarte apoyo o consejo?

Según los hallazgos, los niños con apegos saludables en su comunidad, incluidas las influencias positivas de los adultos que no eran sus padres, tienen un mayor potencial para desarrollar resiliencia frente a la adversidad. Como adulto, tú puedes ser esa influencia positiva para un niño. Si actualmente tienes relaciones significativas con los niños, fomenta la comunicación abierta con ellos. Hazles saber que pueden confiar en ti como un adulto de confianza y que escucharás sin juicio. Este ejemplo de apertura y respeto también puede extenderse a las familias y a los cuidadores. A través de tus acciones, haz hincapié en la importancia de la concienciación y la prevención. Asegúrate de que los espacios a los que asistes o creas sean seguros. Establece y respeta los límites apropiados, no sólo hacia los niños, sino también hacia los adultos. Si descubres que un niño en tu vida ha sido abusado, ofrece apoyo al niño y a su familia como puedas.

Cada niño que pasas en el pasillo tiene una historia que necesita ser escuchada. Tal vez tú seas el que debe oírlo.Bethany Hill, subdirectora de Arkansas

No importa tu circunstancia o etapa en la vida, tú puedes ser un fuerte aliado en la protección de los niños contra el abuso sexual infantil y en el empoderamiento de las familias para aprender acerca de las maneras de prevenirlo. A través de tu concienciación, vigilancia y disposición a hablar sobre el abuso sexual infantil, el mundo se vuelve mucho más seguro para los niños que te rodean. Podrías pensar que sólo eres una persona, pero a veces la mayor diferencia que se hace en la vida de un niño es a través de un individuo. Nunca subestimes el impacto que tienes en otra persona.

Referencias:
1. (N.D.). Obtenido de < un https://www.cdc.gov/violenceprevention/acestudy/about.html href="https://www.cdc.gov/violenceprevention/acestudy/about.html" target="_blank" rel="noopener". >
2. Narayan, A. J., Rivera, L. M., Bernstein, R. E., Harris, W. W., & Lieberman, A. F. (2018). Las experiencias positivas de la infancia predicen menos psicopatología y estrés en mujeres embarazadas con adversidad infantil: Un estudio piloto de la escala de experiencias infantiles benevolentes (BCEs). Abuso y negligencia infantil, 78 < /i > , 19-30.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.