Sólo Es Incómodo Si Lo Haces Incómodo

Un tono positivo, constructivo y abierto prepara el escenario para desarrollar una conversación y relación más abierta. El espíritu que transmites cuando hablas sobre la sexualidad afecta que tan cómodos se sentirán tus hijos a cambio.

Puede ser incómodo hablarles a tus hijos sobre la sexualidad saludable. Cuando tus padres te hablaron sobre el sexo (si es que lo hicieron), probablemente fue una conversación muy unilateral e incomoda que quizás vino muy tarde, y solo se llevó acabo una vez.

Hay una mejor manera.

No podemos prometer que las conversaciones no serán incomodas, pero podemos prometerte que te podemos ayudar a que sean menos incomodas. Simplemente sigue estos 5 pasos:

1. Prepárate

Decide sobre lo que vas a decir con anticipación. Escoge un concepto pequeño que quieres que tu hijo(a) saque de la conversación. Puede ser tan simple como que sepan que deben cerrar la puerta del baño mientras lo estén usando. Lo importante es saber lo que quieres compartir antes de empezar la conversación.

2. Escucha

No sería una conversación si solo hablas tú. Asegúrate de que escuchas más de lo que hablas.

3. Ríete

Es incomodo. Tu lo sabes, tu hijo lo sabe – ¿porqué no reconocerlo y reírte de eso? Si puedes hacer que el tema sea más liviano, tus hijos podrán sentirse que pueden ser abiertos y no tendrán tanto temor de hablar sobre la sexualidad saludable contigo.

4. Reduce

No tienes que cubrir todo en una sola conversación. Una serie de conversaciones cortas es mucho más efectiva (y menos incomodo a largo plazo) que una conversación más grande.

5. Respira

No estuvo tan mal, ¿verdad? Repasa en tu mente lo que fue exitoso y lo que pudo haber sido mejor y piensa en las maneras en que puedes mejorar para la próxima conversación. Aún si sientes que fracasaste – ¡está bien! Esa es la ventaja de las conversaciones cortas, siempre tendrás la oportunidad de mejorar.

La conclusión es esta: no dejes que un poco de incomodidad te detenga de tener una conversación sobre la sexualidad saludable con tu hijos. Es demasiado importante. Sigue diciéndote, “solo es incomodo si lo hago incomodo,” y ten confianza que te irá genial.