Sobrevivientes adultos de abuso sexual infantil a menudo comparten sus historias con nosotros en Defend Innocence. Una tendencia desgarradora en muchas de estas historias es cuando el sobreviviente rompió su silencio por primera vez. De niños tuvieron el valor de decirle a un padre, a un ser querido o a un adulto de confianza que estaban siendo abusados sexualmente.

Y esa persona no les ayudó.

Aunque las razones y las circunstancias difieren, cada uno de estos adultos tiene una cosa en común: volvieron la vista hacia otro lado. Dejaron que el abuso continuara porque no creían que estuviera sucediendo, no querían «arruinar» a la familia, o simplemente no sabían qué hacer.

En Defend Innocence, sabemos que volver la vista hacia otro lado no vale la pena el costo. La carga que los sobrevivientes tienen que llevar, una carga que nunca debieron haber recibido, es demasiado pesada.

Te imploramos, cuando un niño viene a ti diciéndote que han sido abusado sexualmente, AYÚDALO. No descartes lo que dice. No dejes sus sentimientos a un lado. Escucha. Realmente escucha.

Romper el silencio puede ser una experiencia muy aterradora y emocional para un niño, y es posible que tú no sientas que tienes la fuerza para «arreglarlo». Está bien. Ayuda al niño a encontrar a alguien que pueda hacerlo. Simplemente no le des la espalda, porque puedes ser la única persona a la que el niño le contará. No mires para otro lado.

Cómo responder cuando un niño te dice que ha sido abusado sexualmente

Tú puedes sentirse impotente o asustado, pero trata de mantenerte enfocado en el bienestar del niño. Responder adecuadamente cuando un niño te dice que ha sido abusado sexualmente puede protegerlo de futuros abusos y darle la confianza necesaria para la recuperación. También ayuda a asegurarles que hay personas y lugares en su mundo que todavía son seguros.

Estas son tres maneras de responder eficazmente al abuso sexual infantil.

01

Crea un entorno cómodo

Desde el principio, establece un ambiente donde el niño se sienta seguro y cómodo hablando contigo sobre estos problemas. El niño necesita aprender por experiencia que puede tener conversaciones personales, y a veces difíciles, contigo, sin ningún juicio o temor.

Compartir sobre tus propias experiencias es una manera de hacerlo. Otras maneras de tener una comunicación abierta son:

  • Sé honesto y confiable. Trabaja para desarrollar una relación de confianza.
  • Edifica su confianza al empoderarlo con decisiones y expresar amor incondicional. Pídele su opinión sobre algo y sigue adelante con su sugerencia.
  • Practica tus habilidades auditivas. Presta atención apagando las distracciones y mirándolo a los ojos cuando te esté hablando.
  • Haz preguntas abiertas y no directivas, como: «¿Cómo te hizo sentir eso?»
  • Ten paciencia. No lo apresures cuando está tratando de decirte algo. Hablar puede ser aterrador. Puede tomar algún tiempo para que toda la información y la emoción salgan, y eso está bien. Deja que te diga más en su propio tiempo.
  • Acéptalo. Abstente de juzgar, y de nuevo, expresa tu amor imperecedero.
02

Créele al niño

Los niños pueden sentir mucho miedo o vergüenza cuando se acercan a un adulto con información sobre un abuso sexual, así que cuando deciden decírtelo, créeles. Practica buenas habilidades de comunicación como se mencionó anteriormente, y no muestres una reacción negativa e instintiva. En cambio, responde racional y deliberadamente.

Estos son ejemplos de reaccionar versus responder:

Reaccionar:

Chad regresó a casa de la escuela dominical y fue directamente a su habitación sin decirle nada a nadie. Horas más tarde, le revela a su padre que su maestro lo hizo sentir muy incómodo ese día. El padre de Chad se enojó mucho, exclamando que va a llamar al maestro de inmediato y decirle que no vuelva a hablar con Chad. El padre de Chad no hizo ninguna pregunta sobre lo que pasó, o sobre cómo Chad quisiera que respondiera. Chad se siente avergonzado por la reacción de su padre y teme también tener la culpa. Él decide que en el futuro no dirá nada cuando se sienta incómodo porque quiere evitar que una situación como esta vuelva a suceder.

Responder:

Janelle va llorando a donde su madre una tarde. Le contó a su madre cómo le duele su cuerpo porque el tío Esteban le hizo algo. Él le dijo que no lo dijera porque nadie le creería de todos modos, pero ella sintió que, basándose en conversaciones anteriores, su madre sabría qué hacer. La madre de Janelle la miró a los ojos y le dijo: «Te creo». Janelle le contó vacilantemente a su madre lo que pasó. Su madre escuchó, sostuvo a Janelle en sus brazos y la hizo sentir segura y amada.

La diferencia entre estos dos escenarios es que al reaccionar, el padre de Chad no recopiló ninguna otra información y Chad no se sintió escuchado, apoyado o creído. Probablemente no volverá a hablar si alguna vez está en la misma situación con alguien. En contraste, cuando Janelle se sinceró con su madre, se sintió segura y tranquila que no había hecho nada malo. La probabilidad de continuar y sincerasrse es mucho mayor para Janelle.

03

Busca Ayuda

Es difícil saber qué hacer después de que se ha revelado el abuso sexual. Es por eso que recomendamos que lo siguiente que hay que hacer es encontrar ayuda. Hay personas que están bien entrenadas y tienen mucha experiencia en el manejo de este tipo de situaciones.

Algunas de estas personas son:

  • Oficiales de Policía
  • Los servicios de protección infantil de tu estado o provincia
  • Terapeutas profesionales
  • Pediatras
  • Consejeros escolares
  • Líneas telefónicas que se especializan en informes de abuso sexual infantil

Puede ser muy difícil involucrar a los demás cuando te enteras del abuso. Desde disputas familiares y relaciones cambiantes, hasta posibles problemas legales y financieros tanto para el perpetrador como para la víctima, las posibles consecuencias de denunciar el abuso pueden parecer demasiado grandes para superarlas. Tú puedes sentir que mantener este conocimiento entre el niño y tú está bien.

Sin embargo, hay muchas razones por las que involucrar a alguien más en esta etapa es demasiado importante para dejar pasar. En primer lugar, tú podrías estar legalmente obligado a presentar una denuncia. La mayoría de los estados exigen que médicos, escuelas, iglesias, guarderías y otros denuncien presuntos abusos. En segundo lugar, el niño puede necesitar la ayuda de un terapeuta calificado para guiarlo hacia una recuperación saludable. En tercer lugar, el perpetrador debe rendir cuentas para que no pueda seguir abusando de otros.

Recuerda, el abuso no es culpa del niño, y no es tu culpa. Pero ahora que te lo ha dicho, es tu responsabilidad AYUDARLO.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.