Los términos callejeros parecen más frecuentes cuando estamos hablando de nuestras partes privadas. Cada familia tiene sus propios términos que prefieren usar, pero una de las maneras de proteger a tus hijos contra el abuso sexual ,o aprender sobre ello rápidamente si sucede, es enseñarles a los niños los nombres apropiados para sus partes del cuerpo.

¿Cuál es el problema? tal vez te estés preguntando. Son sólo palabras. Las palabras tienen poder y, como verás a continuación, estarás empoderando a tu hijo enseñándole a usar los nombres apropiados. La clave es elegir términos respetuosos y fáciles de entender. Esto puede incluir los términos médicos correctos para las partes del cuerpo u otro término que sea igualmente respetuoso.

01

LA JERGA O TÉRMINOS CALLEJEROS PUEDE HACER QUE TU HIJO PIENSE QUE HAY ALGO VERGONZOSO EN SU CUERPO.

Cuando evitas hablar de algo, entonces es natural que los niños piensen que hay algo malo o vergonzoso en ello. El uso de eufemismos puede llevarlos a pensar que no deberían hablar de su cuerpo, incluso si hay algo mal que deberían decirte.

02

PUEDE LLEVAR A UNA FALTA DE RESPETO POR EL SEXO.

Esto puede parecer una exageración, pero cuando piensas en palabras alternativas para el sexo o las partes privadas, ninguna de ellas es especialmente respetuosa. Tu adolescente, especialmente, puede estar inclinado a usar términos callejeros que pueden quitar, en lugar de mejorar, su respeto por su cuerpo y los cuerpos de los demás.

03

NORMALIZA O DESENSIBILIZA A LA OBJETIVIZACIÓN.

Yendo de la mano con la falta de respeto, los términos callejeros para las partes del cuerpo pueden normalizar la objetivización. Los términos callejeros son, en algunos casos, más impactantes que las palabras reales. Los niños y adolescentes que escuchan o usan estos términos pronto pueden ser insensibles a ellos y piensan que es normal referirse a hombres, mujeres o partes del cuerpo con estas palabras.

04

CONFUSIÓN SOBRE LAS PARTES DEL CUERPO.

Es bastante común en nuestra sociedad hoy en día que los niños se confundan sobre las partes del cuerpo del sexo opuesto, pero algunos niños incluso pueden confundirse acerca de sus propias partes del cuerpo. Los términos callejeros pueden, y lo harán, sólo contribuir a esta confusión.

05

CONOCER LOS NOMBRES CORRECTOS LOS PROTEGE.

La razón más convincente para enseñar a tus hijos los nombres apropiados para sus partes del cuerpo es protegerlos. Si un extraño, amigo de la familia o familiar está abusando sexualmente de ellos, entonces puede empoderar a tus hijos para que te lo digan. Podrán decirte exactamente lo que pasó y qué partes de su cuerpo, o el cuerpo de otra persona, estuvieron involucradas.

Si combinas enseñarles los nombres apropiados con conversaciones regulares sobre el desarrollo sexual saludable, entonces avanzarás en la protección de tus hijos contra el abuso sexual. Habla con tus hijos hoy sobre la importancia de conocer sus partes del cuerpo y la importancia de no usar los términos callejeros para hablar de ellas. Es una cosa pequeña, pero puede tener un gran efecto.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

 

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.