Puede ser abrumador navegar a través de todos los riesgos y peligros que debemos tener en cuenta para mantener a nuestros hijos a salvo. A continuación encontrarás una lista de 11 factores que aumentan el riesgo de abuso sexual infantil, junto con consejos sobre cómo minimizarlos. Esta lista no pretende causarte alarma, sino para equiparte con herramientas para proteger y empoderar a tus hijos.

Aumentador de Riesgo 1: Ambiente de Hogar Estresante

Los niños con baja confianza en sí mismos en su entorno, particularmente en el hogar, son vulnerables a un adulto que promete estabilidad y seguridad, incluso si la estabilidad viene con otros comportamientos no deseados. Los niños con una vida familiar estresante también pueden sentir que no pueden confiar en un padre porque el padre ya está agobiado por tantos problemas y es posible que no responda bien.1,2

Consejo: Es imposible evitar el estrés, especialmente como padre. Pero estar consciente de cómo tu estrés afecta a tu hijo y cómo puedes manejarlo te ayudará mucho. Asegúrale continuamente a tu hijo que siempre puede confiar en ti, sin importar cuán estresado puedas parecer Si tu hijo confía en ti, cumple con las garantías que le hiciste. Si te encuentras en una situación o relación que no es segura para ti y tu hijo, busca ayuda de inmediato. Es importante sacar a un niño (y a ti) de un ambiente dañino tan pronto como sea posible.

Aumentador de Riesgo 2: Autoestima Baja

Los niños con baja autoestima son especialmente vulnerables debido a las necesidades de afecto, admiración y aceptación. Esto es especialmente cierto para los niños que son objeto de acoso escolar o cuyos padres también muestran baja autoestima. Los niños con autoestima baja son más propensos a ser atraídos por quienes ofrecen adulación, regalos y atención especial. Sin sentimientos de autoestima, un niño puede no ver el valor de los límites, el respeto y el consentimiento al que tiene derecho.

Consejo: Tú puedes ayudar a tu hijo a desarrollar su autoestima identificando un pasatiempo, actividad o habilidad que disfrute. Los ejemplos pueden ser deportes, artes escénicas, equipos académicos, manualidades u otras actividades extracurriculares. Participa en estas actividades con tu hijo; alientay elogia su participación. Otra técnica útil es asignarle responsabilidades a tu hijo en casa y recompensarlo cuando esas responsabilidades se llevan a cabo. Esto reforzará la identidad de tu hijo como un miembro valioso y contribuyente del hogar. 2 Si descubres que tu hijo está siendo acosado, aborda el problema inmediatamente. Además, trata de ser consciente de cómo hablas sobre ti mismo alrededor de tu hijo. Tú eres el ejemplo número uno de tu hijo. Si modelas tener una imagen personal positiva y una conversación personal positiva, es probable que tu hijo siga tu ejemplo.

Aumentador de Riesgo 3: Acceso no supervisado a la tecnología

La tecnología proporciona maneras ilimitadas de nutrir la educación, la creatividad y la comunicación de tu hijo. Desafortunadamente, la tecnología también es un campo de juego para los perpetradores. Internet les proporciona un acceso significativamente mayor a los blancos potenciales junto con el anonimato añadido y la capacidad de mantener las cosas en secreto. Los teléfonos, tabletas o computadoras portátiles de tu hogar pueden ser puertas de entrada para la interacción entre un perpetrador y tu hijo. Estos dispositivos no solo amplían en gran medida el alcance de un perpetrador, sino que también eliminan muchas barreras para la perpetración (como tratar de aislar a un niño o poder enviar material inapropiado).

Consejo: Mantente al tanto del acceso a la computadora, correos electrónicos, mensajes de texto y plataformas de redes sociales de tu hijo. Ten en cuenta todos los dispositivos habilitados para Internet bajo tu techo, dónde están, quién los está utilizando y qué sitios se ven con frecuencia. También puedes considerar conocer las contraseñas de tu hijo y restringir el uso de dispositivos habilitados para Internet en el dormitorio de tu hijo.2 También podrías tener una conversación con tu hijo acerca de navegar a través de imágenes que representan la sexualidad, incluyendo cómo reconocer estas imágenes y qué hacer cuando se encuentran con ellas.

Aumentador de Riesgo 4: Mala comunicación

Los niños que no sienten que pueden ser abiertos con sus padres pueden volverse distantes, aislados e inseguros, y por lo tanto más susceptibles a la preparación de un perpetrador. Son menos propensos a confiar en sus padres sobre temas importantes como los nuevos adultos en su vida, comportamiento inapropiado que están presenciando o experimentando, o cambios físicos que su cuerpo está pasando. Si o cuando comienza el abuso sexual, un niño que tiene mala comunicación con sus padres probablemente lo mantendrá en secreto. Puede vivir con miedo de meterse en problemas, ser juzgado o avergonzado, sobrecargar a sus padres o ser ignorado.

Consejo: La comunicación es clave para prevenir el abuso sexual infantil. Tú puedes hacer toda la diferencia iniciando discusiones continuas, bidireccionales y apropiadas para la edad de tu hijo que se ajusten a su nivel de madurez y comprensión. Haz preguntas abiertas sobre los sentimientos, las interacciones y las experiencias diarias de tu hijo. Responde cualquier pregunta que tu hijo tenga con sensibilidad apropiada para la edad, sin importar cuán incómoda sea la conversación. Si tú estableces temprano este patrón de comunicación abierta con tu hijo, lo hará un hábito de confiar en ti para el apoyo cuando más lo necesite. 2,3

Aumentador de Riesgo 5: Soledad

La soledad es una emoción poderosa. Puede conducir a sentimientos de negligencia, aislamiento y alienación. Un paso crucial en la preparación de un perpetrador es aislar al niño de sus seres queridos, tanto emocional como físicamente. Si un niño ya se siente aislado, este paso será mucho más fácil de lograr para un perpetrador. Además, si un niño se queda solo o no supervisado con frecuencia, un perpetrador tiene más oportunidades de acercarse a ese niño.

Consejo: La soledad tiene pocas posibilidades contra un padre que está presente y comprometido. Ten cuidado al dejar a tu hijo en casa sin la supervisión adecuada de una persona confiable durante largos períodos de tiempo. Esto puede ser difícil para los padres solteros o en un hogar donde ambos padres están trabajando. Si tu situación requiere que tú estés lejos de tu hijo por largos períodos de tiempo, asegúrate de que esté al cuidado de un adulto de confianza y comunícate con tu hijo a través de chequeos frecuentes. Expresa tu interés e participación para reforzar que tu hijo no está solo. 2,4

Aumentador de Riesgo 6: Niños que se identifican como LGBTQ+

Los niños que se identifican como LGBTQ+ o están en el proceso de entender su identidad sexual y/o de género pueden estar en riesgo de sentirse socialmente aislados y alienados de sus compañeros. El miedo, la ansiedad y la incertidumbre que pueden experimentar podrían llevarlos a verse a sí mismos como un extraño sin apoyo emocional. Un perpetrador puede captar esta vulnerabilidad y la necesidad de orientación y podría tratar de convencer al niño de que es el único que lo entiende y lo acepta. El niño puede haber escuchado los muchos mitos que rodean el abuso sexual y la orientación sexual y volverse vacilante para revelar. Cuando un niño tiene miedo de abrirse a sus padres sobre su sexualidad, un perpetrador puede usar ese secreto en su contra para evitar que el abuso sea revelado.

Consejo: Un temor importante que un niño puede tener al aceptar su identidad sexual o identidad de género es cómo sus padres responderán a ello. De hecho, este miedo puede eclipsar a todos los demás. Para disuadir este miedo, establece un ambiente donde tu hijo pueda sentirse seguro discutiendo estos temas. Anímals a ser abierto contigo a través de una comunicación continua y bidireccional. Si tu hijo se abre contigo acerca de su orientación sexual o identidad de género, responde de una manera tranquila y amorosa. Haz preguntas y escucha activamente para mostrar que sus pensamientos y sentimientos importan. 2

Aumentador de Riesgo 7: Malentender los Límites

Uno de los aumentos de riesgo más significativos para el abuso sexual infantil es la insuficiente educación o comprensión sobre los límites. Los niños que no tienen una comprensión clara de los límites son muy poco probables para distinguir entre un comportamiento apropiado e inapropiado. Es posible que no entiendan cuando alguien ha violado sus límites personales o cuando ha violado los límites de otra persona. Con una comprensión poco clara de lo que constituye abuso, es menos probable que divulgue cualquier comportamiento sexualmente abusivo que presencie, experimente o escuche. También puede participar o demostrar comportamientos inapropiados que podrían llamar la atención de los posibles perpetradores.

Consejo: A partir de una edad temprana, enseña a tu hijo acerca de los límites. Esto no significa necesariamente discutir temas maduros como relaciones sexuales o abuso sexual con tu niño pequeño. Más bien, significa que enseñarle que su cuerpos es importante, y ciertas partes de su cuerpo no deben ser tocadas por nadie sin su permiso (en el caso de un médico o un padre a la hora del baño). También significa comunicar comportamientos correctos e incorrectos en la forma en que tu hijo interactúa con los demás. Los límites claros y consistentes empoderarán y protegerán a tu hijo con el conocimiento y la confianza que necesita para mantenerse a salvo. 2,3

Tu hijo necesita límites para desarrollar autoestima y confianza en sí mismo. Sin embargo, dentro de estos límites, permite a tu hijo cierta libertad apropiada para la edad sea de vital importancia. Joelle Casteix

Aumentador de Riesgo 8: Discapacidades

Los niños con discapacidad tienen al menos tres veces más probabilidades de ser abusados sexualmente. Hay múltiples razones detrás de esta estadística, incluyendo la necesidad del niño de cuidado personal, un deseo de aceptación, una dependencia de los demás, una incapacidad para escapar debido a limitaciones físicas, una incapacidad para revelar abuso debido a limitaciones en la comunicación, y la falta de educación sobre la sexualidad saludable y el abuso sexual.5

Consejo: Si tu hijo tiene una discapacidad, enséñale la importancia de la privacidad corporal, los límites apropiados y el papel del consentimiento. Establecer hábitos de comunicación abierta mediante discusiones continuas sobre la sexualidad saludable. Para los niños con dificultades de comunicación, proporciona una manera de que puedan denunciar abusos de forma que satisfagan suficientemente sus necesidades de comunicación. Ver más sobre esto aquí. Si un niño está mostrando cambios significativos o nuevos desafíos en el comportamiento, considera la posibilidad de que sean respuestas al abuso. Si se produce abuso sexual, denúncialo inmediatamente.

Aumentador de Riesgo 9: Familias Combinadas

En una familia combinada, la comunicación y la dinámica de las relaciones son complicadas. Puede haber desacuerdos entre los padres sobre cómo educar sobre los límites, la resolución de conflictos, la privacidad y la sexualidad saludable. La tensión entre los miembros de la familia y los miembros de la familia puede conducir a más conflictos en el hogar, lo que puede llevar a los niños a tener menos confianza en su entorno. Las familias combinadas también aumentan las posibilidades de que un niño se encuentre con un perpetrador, ya sea un adulto (un padrastro, una pareja que vive en la misma casa) o un compañero (un hermanastro/a).

Consejo: Con más variables en juego en una familia combinada, es posible que sea necesario poner más esfuerzo en una comunicación coherente y abierta. Para garantizar la coherencia y claridad, todos los cuidadores involucrados deben estar de acuerdo con respecto a la educación en límites seguros, comportamiento apropiado y sexualidad saludable. Está atento y alerta hacia todos los miembros de la familia y las nuevas dinámicas que se desarrollan. Haz preguntas abiertas a tu hijo acerca de sus experiencias, sentimientos e interacciones con el resto de la familia. Si notas algún comportamiento de alarma entre los miembros de la familia, hablalo inmediatamente. 5

Aumentador de Riesgo 10: Abuso Doméstico

En un hogar donde se están produciendo diversas formas de abuso, negligencia y maltrato, el abuso sexual es probablemente un alto riesgo también. 1 Este es particularmente el caso en hogares con abuso físico. La violencia doméstica fomenta un ambiente hogareño de inestabilidad, inseguridad, mala comunicación y agresión mal controlada. También puede correlacionarse con el abuso de alcohol o sustancias entre uno o más miembros de la familia. Cada uno de estos factores aumenta el riesgo de abuso sexual infantil. Según la investigadora Danielle A. Black, el riesgo de abuso sexual infantil intrafamiliar es seis veces mayor en una familia donde la madre es víctima de agresión de pareja. 4

Consejo: Si tú estás en una relación de abuso doméstico, obtén ayuda de inmediato. Haz lo que puedas para sacar a tu hijo del ambiente peligroso tan pronto como sea posible. Del mismo modo, si tienes problemas de adicción con las drogas o el alcohol, busca ayuda de inmediato. Los recursos están disponibles en https://www.thehotline.org, https://www.crisistextline.org y https://drugabuse.com/alcohol/hotlines. Cuanto más tiempo tu hijo esté expuesto a un ambiente inestable y amenazante, mayor será el riesgo de abuso. Si es posible, traslada a tu hijo a un espacio seguro con un adulto en el que confíes.

Aumentador de Riesgo 11: Abuso Sexual Previo

Los niños que han sido víctimas de abuso sexual previo corren un mayor riesgo de ser abusados de nuevo. 4 Esto se conoce como revictimización. Un niño sobreviviente que carece de la red de apoyo y las herramientas para hacer frente a su trauma puede volverse más vulnerable a una recurrencia de abuso sexual, ya sea en la infancia, la adolescencia o la edad adulta. Además, es probable que un niño que ha sido objeto de abuso sexual que no ha sido tratado todavía esté en un ambiente de riesgo que permita que el abuso continúe.

Consejo: Si descubres que un niño, ya sea tuyo o de otra persona, está siendo abusado sexualmente, denuncia el abuso de inmediato. Haz todo lo que esté a tu alcance para evitar que el abuso continúe. Proporciona apoyo emocional, paciencia y empatía al sobreviviente para ayudar a fortalecer su resiliencia y autoestima, y también brindale acceso a la terapia. Un elemento crucial de este apoyo es proteger al sobreviviente contra los sentimientos de verguenza, culpa y autoculpa. Tu respuesta puede ser el factor más importante en la jornada de sanación de tu hijo, incluida la prevención de la revictimización. De hecho, la investigación sugiere que el apoyo de una familia puede ser más influyente para la recuperación de un sobreviviente que la gravedad del abuso que tuvo lugar. 1

La crianza nunca es fácil, pero al utilizar esta información, tú puedes ser facultado para mejorar la seguridad y el bienestar de tu hijo. En última instancia, sigue tus instintos. Nadie conoce a tu hijo y su situación mejor que tú. Lo más importante es estar ahí para tu hijo, hazle saber cuánto lo amas, y sigue siendo el padre increíble que eres.

Referencias:
1. Murray, L. K., Nguyen, A., & Cohen, J. A. (2014). Child Sexual Abuse. Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America, 23 (2), 321–337.
2. Casteix, J. (2015). The Well-Armored Child: A Parent’s Guide to Preventing Sexual Abuse. Austin, TX: River Grove Books.
4. Black, D.A., Heyman, R.E., & Slep, A.M.S. (2001). Factores de riesgo para el abuso sexual infantil. Agresión y Comportamiento Violento, 6 (2-3), 203-229.
5. Collin-Vézina, D., Daigneault, I. & Hébert, M. (2013). Lecciones aprendidas de la investigación sobre el abuso sexual infantil: prevalencia, resultados y estrategias preventivas. Psiquiatría y Salud Mental para Niños y Adolescentes, 7 (1), 22.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.