Tal vez haya notado algunos de los signos físicos o conductuales de abuso sexual en su hijo o un niño al que está cerca. ¿Y ahora qué?

La mayoría de los gobiernos tienen leyes claras sobre lo que debe hacer si sospecha de abuso infantil. Aprenda sus leyes locales para que conozca los pasos a seguir y el orden en que hacerlos.

Pero, más inmediatamente, ¿cómo debe responder y qué debe decirle a su hijo? Estas son ocho cosas que pueden ayudarte a responder a la situación después de haber reconocido los signos.

01

Pisar con cuidado

El niño puede sentirse avergonzado, avergonzado o incluso temeroso cuando se trata de discutir la situación. Asegúrese de que usted está siendo sensible a cómo se siente el niño mientras habla con ellos.
02

Responde, No reacciones

Además de las emociones del niño, usted necesita asegurarse de ser consciente de las suyas propias. La ira contra el perpetrador podría ser malinterpretada por el niño como ira hacia ellos. Es importante mantener tus emociones bajo control y responder de una manera controlada y amable. Esto ayudará a establecer o mantener la confianza con el niño.
03

Escucha

Tal vez desee saber cada detalle sobre la situación, pero no entreviste al niño. Tómese el tiempo para escuchar activamente. Deja que te digan lo que quieren, cómo quieren y en el orden que quieran. Habrá mucho tiempo para aprender los detalles más tarde.
04

Hágales saber que están a salvo

El 90% de los abusadores sexuales son personas que el niño conoce, y podría ser alguien en quien confiaron. Haga todo lo posible para que el niño se dé cuenta de que está a salvo con usted y seguro para abrirse a usted.
05

Validar sus sentimientos

Lo que sea que estén sintiendo es completamente válido para la situación, incluso si ese "sentimiento" es entumecimiento. Hágales saber que sus sentimientos son importantes y no dejar de lado los sentimientos de vergüenza que puedan tener. Descontar cualquiera de sus sentimientos puede hacer más daño que bien a largo plazo.
06

No lo obligues

Es posible que un niño no esté listo para hablar. Puede que no estén listos para mostrarte dónde te duelen. No lo empujes. A veces la mejor ayuda es hacerles saber que lo sabes y que estás ahí cuando están listos.
07

No es su culpa

Esto puede parecer obvio para ti, pero no para ellos. Es común que los niños se culpen a sí mismos por parte o por todo el abuso. Tranquilízales que no es su culpa y que no son responsables de lo que hizo su abusador.
08

Buscar ayuda profesional

El abuso sexual puede afectar a toda la familia y a la dinámica familiar. Un terapeuta no solo facilitará los pasos necesarios para que el niño tenga una recuperación saludable, sino que también puede ayudar a la familia a comenzar a sanar.

Usted puede sentirse abrumado con su responsabilidad en esta situación, pero reconozca que está ayudando a su hijo, haga todo lo posible y obtenga la ayuda necesaria. Eres su padre, tutor o adulto de confianza. Lo que haces puede, y lo hará, hacer una gran diferencia en ayudarles a recuperar la esperanza y gestionar su recuperación.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.