Lo Hiciste Incómodo, ¿Ahora Qué?

Un blog anterior de Defend Innocence te enseñó que sólo es incómodo si lo haces incómodo, pero existe la posibilidad de que no hayas leído a tiempo ese artículo. Tal vez ya hablaste con tu hijo sobre la sexualidad saludable, y fue algo incómodo.

¡Aún no está perdida toda la esperanza! Hay cosas que puedes hacer para salvar la discusión, crear una comunicación abierta y tener un diálogo increíble con tu hijo sobre la sexualidad. Puede tomar algunos intentos, pero definitivamente puedes construir un puente entre tú y tu hijo que les permita hablar abiertamente y con facilidad.

Estas son las cinco cosas que debes hacer para retroceder en la conversación (o conversaciones) incómoda que tuvieron anteriormente:

  • Connector.

    Evalúa

    Lo primero que debes hacer es revisar lo que salió mal. ¿Dominaste la conversación con demasiada información demasiado rápido? ¿Te hizo una pregunta tu hijo que te hizo sentir incómodo? Una vez que sepas dónde se salieron las cosas fuera de lo planeado, tendrás una mejor idea de cómo debes prepararte la próxima vez.

  • Connector.

    Prepara

    Practica lo que vas a decir, o si vas a hacer esto con un compañero en la crianza, entonces practiquen juntos. Decide de qué hablarás (sugerencia: no tienes que abarcar todo) y piensa qué preguntas podría tener tu hijo y cómo responderás. Incluso es bueno decidir qué dirás si te pregunta algo y NO tienes la respuesta.

  • Connector.

    Elige un buen momento / lugar para hablar

    Tal vez la última vez elegiste un mal momento o tal vez puedas pensar en un momento o lugar en el que tu hijo se sienta más cómodo. Por ejemplo, no querrás que tu hijo tenga que apresurarse. Asegúrate de tener el tiempo que necesitas.

  • Connector.

    Hazles saber que tú sabes que la última vez fue incómodo.

    Es una buena manera de romper el hielo. Puedes ser honesto y decirle que nunca antes has hecho esto y que quizás no lo hagas bien, pero estás haciendo lo mejor que puedes. Si eres honesto con tus hijos, los ayudarás a ser honestos contigo.

  • Connector.

    No intentes decir demasiado muy rápido

    Aléjate de la idea de que tienes que contarles todo en una conversación larga. A veces es mejor si es más corta, especialmente si la última vez fue incómodo. Puede ser más efectivo si haces una serie de conversaciones cortas, menos incómodas y creas más oportunidades para escuchar.

Lo bueno de ser padres es que siempre hay otra oportunidad para hacerlo de nuevo. No dejes de hablar con tu hijo sobre sexualidad saludable, abuso sexual o consentimiento solo porque hayas tenido una conversación incómoda.