Hablar de sexo es incómodo.
Hablar de sexo con tu hijo es aún más incómodo.

Hablar de sexo con tu hijo que tiene autismo pasa de lo incómodo a «Caray, ¿cómo voy a empezar a explicarle esto?»

Ahí es donde estoy ahora. Mi hijo tiene autismo de alto funcionamiento, tiene casi 10 años y estoy bastante segura de que está a punto de empezar la pubertad. Siempre ha sido grande para su edad, y el pediatra me advirtió que podría pasar por la pubertad temprano; parece que su predicción se está haciendo realidad. Qué suerte.

Lo primero que hice fue comunicarme con otras madres de niños con autismo para ver si tenían algún consejo. Todas tenían consejos sobre cómo conseguir que se encargara de su higiene, pero ninguno de ellas tenía ningún consejo real sobre cómo hablar con él sobre el sexo y todas las cosas que lo acompañan. La mayoría de elaos parecían sorprendidas de que yo quisiera hablarle sobre eso cuando era tan pequeño.

Soy madre soltera, y mi hijo tiene necesidades especiales: ambos factores aumentan las posibilidades de que sea abusado sexualmente. No voy a retenerle información sobre la sexualidad saludable (lo cual podría evitar que ocurra el abuso) sólo porque me siento incómoda. Por suerte para mí, trabajo en Defend Innocence, y tengo acceso a personas que podrían ayudarme a averiguar cómo atravesar este nuevo hito en la crianza de un hijo con autismo.

Me encantaría darles una lista de diez cosas maravillosas que he podido hacer que ha hecho todo más claro para mi hijo y le ha permitido entender todo de manera perfecta, pero no puedo. ¡Como todo con la crianza de los hijos, estoy haciendo lo mejor que puedo y espero que algo de eso funcione! A continuación, tres cosas que he hecho y han funcionado para nosotros.

01

LEEMOS LIBROS JUNTOS

A mi hijo le encanta leer, así que pensé que este podría ser un buen lugar para empezar. Desafortunadamente, no hay muchos libros sobre pubertad para niños y ninguno que haya podido encontrar para niños con necesidades especiales. Dos libros que han sido útiles son Sexo es una palabra divertida de Cory Silverberg y Guy Stuff: The Body Book for Boys (cosas de chicos: el libro sobre el cuerpo para chicos) de Cara Natterson. Los leemos juntos. Él quería saltarse algunas cosas o se avergonzó de algunas de ella, pero tuvimos muchas buenas conversaciones, y él pudo obtener la información de una manera que tenía sentido para él. Me sentí cómoda dándole el Guy Stuff y dejar que lo leyera por su cuenta, pero sentí que necesitaba leer El sexo es una palabra divertida con él porque está un poco más relacionado con el sexo (obviamente), y quería estar allí para explicarle las cosas.
Ventajas: La información era precisa, las ilustraciones eran divertidas, y pudimos hablar sobre el respeto, el consentimiento y cómo debería ser una relación. Aprendí mucho sobre cómo quiere que sean sus futuras relaciones.
Desventajas: Ahora culpa todo a la pubertad. En realidad me dijo: «Mamá, me pica el trasero. Creo que podría ser pubertad».
Conclusión: Esto fue lo más fácil que hice, pero él no quería seguir haciéndolo todas las noches. Ahora tocamos el tema cada dos semanas.

02
HABLAMOS DE ELLO

Lo senté y traté de hacer preguntas e iniciar una conversación. Voy a ser honesta – esto era caso perdido desde el principio. No estaba interesado en tener una conversación «aburrida» conmigo. Odia hablar de todos modos, pero hablar con su madre sobre el amor, el sexo y las relaciones era (aparentemente) el peor tema posible.
Ventajas: Pude decirle que puede hablarme de cualquier tipo de cosas cuando quiera.
Desventajas: No puedes tener una conversación con un chico al que no le gusta hablar, así que tuve que hablar mucho y él tuvo que escuchar o yo hacía preguntas y él se fastidiaba por que yo no lo dejaba en paz.
Conclusión: Esto no funciona para un niño que no habla o tiene dificultades para hablar. ¡Pero lo intenté, y eso es lo que importa!

03
HABLÉ DE ESO DELANTE DE ÉL, PERO NO CON ÉL.

Mi hijo siempre escucha atentamente, incluso cuando no estoy hablando con él. Decidí usar eso a mi favor y hablar de sexualidad, pubertad, relaciones e interacciones saludables cuando él estaba cerca. Lo planteé con amigos y familiares – diferentes temas cada vez – y hablé con ellos de todas las cosas que quería que él supiera.
Ventajas:: Las palabras fueron dichas (así que sé que al menos las estaba escuchando), y ayudó a otras personas en mi vida a acostumbrarse a hablar de la sexualidad saludable.
Desventajas: No sé de qué quiere saber más o si tiene alguna pregunta. Y no tengo ni idea qué información está captando de estas conversaciones que no son con él.
Conclusión: No tengo idea de lo efectivo que es esto, pero puedo decir que está escuchando. También me dio la oportunidad de aprender lo que otras madres y personas que me importan piensan sobre varias cosas, y me encantó hablar de ello con ellos.

Esto de la crianza es difícil y tener un hijo con necesidades especiales trae sus propios desafíos. No te rehúses a aprender ni a enseñarle a tu hijo sobre la sexualidad saludable sólo porque es difícil de hablar de ello. Si aprendes aunque sea algo de mí, espero que sea que vale la pena intentarlo. Sigue intentándolo.

LECTURA SUGERIDA:
Descargo de responsabilidad: Como afiliado de Amazon, The Younique Foundation recibe una pequeña comisión si compras desde estos enlaces que ayudan a apoyar nuestra causa sin coste adicional para ti.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.