La Pornografía y el Abuso Sexual

¿Sabías que mostrarle pornografía a un niño es una forma de abuso sexual?

Es un mito común que el abuso sexual de menores siempre incluye el contacto físico. Hay tres tipos de perpetradores de abuso sexual de menores: Agarradores, Otorgadores, y Preparadores. Los preparadores, especialmente, pueden empezar por mostrarle pornografía a un niño antes de pasar a tocarle físicamente.

Esta es una manera de manipular y chantajear a un niño. Ellos le muestran imágenes de contenido sexual y luego hacen que el niño se sienta culpable por haberlas visto. Lo usan como palanca, para chantajear al niño para que no le digan a nadie lo que está sucediendo.

Los Efectos de la Pornografía

Según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, «Nunca antes en la historia de los medios de telecomunicaciones en los Estados Unidos ha habido tanto material indecente (y obsceno) tan fácilmente accesible por muchos menores en muchos hogares americanos con tan pocas restricciones.»

La exposición a la pornografía de por sí tiene efectos negativos en un niño, según un estudio hecho en 2009 por el Doctor Michael Flood, un sociólogo especializado en estudios de género y sexualidad. Puede llevar a los niños a imitar lo que ven o a pensar que lo que han visto esel comportamiento sexual normal. Por lo general, la pornografía no representa relaciones amorosas, saludables, y comunicativas. Si un niño ve eso a temprana edad, puede cambiar negativamente su manera de ver el sexo, el amor, y las relaciones.

Incluso si ningún adulto le muestra pornografía a un niño, el niño puede toparse con eso por cuenta propia. Según el informe anual de Covenant Eyes 2015, 9 de cada 10 niños y 6 de cada 10 niñas están expuestos a la pornografía antes de los 18 años. Es importante, como padres y cuidadores, hablar de la sexualidad saludable con los niños y hacerles saber que la pornografía, si la llegan a ver, es algo de lo que te deben hablar. Situaciones como esas pueden llevar a oportunidades de gran enseñanza siempre y cuando tú permanezcas abierto a esas oportunidades y abierto a hablar con tus hijos sobre eso cuando se presenta.

Ten Una Conversación Acerca de la Pornografía.

No permitas que la opinión de tu hijo sobre el sexo sea afectada por la pornografía. Habla abiertamente y a menudo acerca de la sexualidad saludable, hay conversaciones apropiadas que puedes tener a cualquier edad. Comunícate con ellos con frecuencia para asegurarte de que sabes a lo que han sido expuestos, cuándo, y por quién, lo cual te permite identificar a preparadores potenciales. Hazles saber que pueden venir a ti con preguntas o preocupaciones. Sé alguien seguro para tus hijos para que si son expuestos a la pornografía, especialmente por parte de un adulto, sepan que puede conversar contigo sobre ello.