01

Edúcalo sobre la reproducción.

Enséñales los conceptos básicos. Enséñale contenido adecuado para su edad y nivel de madurez, pero asegúrate de que entienda los conceptos principales. Asegúrate de usar términos apropiados cuando les enseñas. A medida que tu hijo se acerque a los 8 años, tú querrás enseñarle acerca de las relaciones sexuales. Esta edad te puede parecer muy temprana, pero tú quieres ser el que le enseñe a tu hijo, y si esperas más, las estadísticas muestran que escucharán sobre el sexo de otras fuentes.

02

Explícale las diferentes orientaciones sexuales.

Los niños a esta edad se darán cuenta de que no todas las familias son iguales. Ayúdale a tu hijo a entender las diferentes relaciones que puede notar. Haz hincapié en el respeto por todas las personas.

03

Refuerza que No significa No.

Ya sea que alguien les diga que no o si ellos le dice no a alguiien, eso se debe respetar. Enséñales a respetar los límites de otras personas y a permíteles elegir también sus propios límites físicos y emocionales.

04

Explícales que nadie más tiene derechos sobre su cuerpo.

Su cuerpo les pertenece a ellos y a nadie más. Nadie más tiene derecho a mirar o tocar su cuerpo sin su consentimiento. Diles que incluso los adultos de confianza como los médicos no deberían mirar su cuerpo sin que esté presente alguien en quien confíen.

05

Habla sobre el abuso sexual.

Necesitan saber qué es el abuso sexual y qué hacer si ocurre o ha ocurrido. Este puede ser un tema difícil, pero es importante abordarlo honesta y abiertamente de una manera apropiada para la edad. Hacerles saber qué son comportamientos apropiados o inapropiados entre ellos y los niños mayores y/o adultos es importante a esta edad.

Habla con tus hijos a todas las edades

Tú puedes hablar con tu hijo sobre el desarrollo sexual saludable sin importar la edad. A continuación tenemos enlaces a artículos sobre lo que debes cubrir en cada edad. Siempre tómate el tiempo para pensar en lo que vas a decir y recuerda tener en cuenta la madurez de tu hijo. Y recuerda, cada vez que tienes una conversación corta hace que sea un poco más fácil tener la siguiente.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.