7 MANERAS EN QUE LOS MAESTROS PUEDEN AYUDAR A PREVENIR EL ABUSO SEXUAL INFANTIL

Aunque un padre puede tener la mayor influencia en la vida de un niño cuando se trata de educar sobre el desarrollo sexual saludable y reducir el riesgo de abuso sexual, muchos adultos también pueden tener un gran impacto, especialmente los maestros. Ellos tienen el potencial de ser una red de seguridad importante para los niños que están en alto riesgo de abuso sexual en el hogar.

En los Estados Unidos, cada estado tiene leyes que requieren que ciertos profesionales (como los maestros) denuncien sospechas de abuso infantil. Conoce las leyes en tu estado y ve cuál es tu responsabilidad, legalmente hablando. Estas, además de las políticas de tu escuela, te darán un buen indicador sobre qué hacer cuando tengas inquietudes de que un niño pueda estar siendo abusado.

Pero ¿qué más puedes hacer? ¿Cómo reconoces el abuso sexual? ¿Puedes crear un entorno de clase que reduzca el riesgo? ¿Cómo sabes qué decir y cuándo decirlo para ayudar a un niño? A continuación, hay 7 maneras en las que puedes ayudar a reducir el riesgo de abuso sexual para tus estudiantes:

  • Connector.

    Conoce los datos

    Hay muchos mitos sobre el abuso sexual infantil, así que es importante que conozcas los datos. La mayoría de los niños y adolescentes son más propensos a ser abusados sexualmente por alguien que conocen y en quien confían. Con demasiada frecuencia, el abuso ocurre dentro de su propia familia. Esto significa que la escuela puede ser uno de los únicos lugares seguros para ellos, ya sea que te des cuenta o no. El abuso sexual afecta a niños de todas las razas, religiones, niveles socioeconómicos y edades. Si crees que no está sucediendo a los niños que asisten a tu escuela, te equivocas. También es importante que conozcas las señales, incluso observar la posibilidad de que un niño esté involucrado en comportamientos sexuales dañinos y que puede estar en riesgo de convertirse en un perpetrador de abuso sexual. El simple hecho de armarte con información precisa puede hacer una gran diferencia en tu salón de clases y la escuela. Cuando te encuentres con información incorrecta, puedes intervenir y corregir la equivocación. Esto también te ayudará a reducir el estigma que rodea este tema y a convertirlo en un tema apropiado para tratar con tus colegas.

  • Connector.

    Aprende sobre el desarrollo sexual apropiado para la edad

    Dependiendo de la edad y madurez de un niño, puedes ser sensible a los patrones de desarrollo sexual saludable y lo que es típico para los estudiantes de la edad que enseñas. Esto puede ayudarte a reconocer el abuso sexual, ya que exhibir comportamientos sexuales mal sanos o dañinos es una señal de que el niño puede haber sido abusado sexualmente. También puedes reducir el riesgo de que un niño actúe sobre conductas sexuales dañinas si puedes reconocer las señales. Tenemos blogs con información sobre el comportamiento sexual típico para niños de las siguientes edades: de 0 a 2 años , 3 a 6, 6 a 9 y 10 a 12. Ten en cuenta que no todos los niños se desarrollarán al mismo ritmo y cosas como la madurez, las discapacidades mentales o físicas, y el entorno en que se crían también pueden afectar su desarrollo.Cuando estás armado con el conocimiento de lo que es apropiado para la edad de tus estudiantes, será más fácil detectar cuando alguien no está en el mismo nivel. Esto por si solo no es una señal de abuso sexual, pero cuando se combina con otros factores puede llevarte a hacer preguntas, reportar o abogar por un niño que necesita tu ayuda.

  • Connector.

    Fomenta la regulación emocional

    Hay ciertos factores de riesgo que aumentan la posibilidad de que un niño sea abusado sexualmente. Varios de estos factores pueden ser combatidos si un niño aprende la regulación emocional. La regulación emocional es la capacidad de responder a las emociones que se sienten en cualquier situación dada de una manera saludable y socialmente aceptable. Como adultos practicamos esta habilidad a menudo, pero es algo que los niños necesitan practicar para desarrollarse. Respuestas como las rabietas, los gritos o los berrinches son señales de que un niño está teniendo dificultades para regular sus emociones. Dependiendo de la edad de tus estudiantes, puedes implementar normas en tu clase para ayudarles a tener el tiempo y el espacio para trabajar a través de sentimientos abrumadores. Algunas ideas son darles «tiempo a solas» para pensar en lo que están sintiendo y cómo pueden lidiar con esas emociones de una manera apropiada para el salón de clases (asegúrate de que esto no se sienta como un castigo o podría exacerbar el problema). Podrías utilizar nuestra Rueda de Emociones y ayudarles a identificar sus sentimientos para que puedan hablar de ellos, o puedes pedirles que escriban lo que están sintiendo como un ensayo o una historia, dependiendo de su edad.Darles a los niños una manera segura de experimentar y resolver sus respuestas emocionales no sólo es una habilidad importante para la vida, sino que también la investigación ha demostrado que ayudará a prevenir que sean abusados sexualmente o que abusen sexualmente a otra persona.

  • Connector.

    Alienta y apoya las políticas escolares

    La mayoría de las escuelas tienen políticas para cosas como el acoso sexual entre los estudiantes, así como políticas que dictan las interacciones entre maestros y estudiantes. Alienta la discusión abierta y el entendimiento de estas políticas para que todos (tanto los estudiantes como el personal) conozcan y comprendan sus derechos como las formas de respetar los derechos de los demás. Si tu escuela no tiene este tipo de políticas, mira lo que puedes hacer para puedan crearlas e implementarlas. Muchos lugares requieren que los maestros reciban capacitación o educación adicional sobre el abuso sexual. Estos a menudo pueden ser emocionalmente abrumadores y te dejan sin esperanza de poder hacer una diferencia. Una manera de complementar este entrenamiento con información más esperanzadora y procesable es utilizando nuestras clases diseñadas para los miembros de la comunidad.

  • Connector.

    Anima los padres a educar a sus hijos

    Si tu escuela tiene o no un programa integral de educación sexual, en Defend Innocence creemos que los padres son la fuente más importante de información para sus hijos. Puede ser que muchos padres no están discutiendo el desarrollo sexual saludable con sus hijos simplemente porque no se dan cuenta del impacto que puede tener. Puedes animarlos a tener conversaciones cortas sobre el desarrollo sexual con sus hijos. Hacerles saber la importancia de enseñar a sus hijos la comunicación asertiva o la importancia de modelar relaciones saludables podría ser un buen lugar para comenzar. Incluso puedes empezar por hablarles sobre cómo elevar la autoestima de su hijo. Siempre que sea posible, anímalos a hablar con sus hijos de manera abierta y honesta sobre el desarrollo sexual saludable, lo que puede marcar la diferencia en la reducción del riesgo de que el niño sea abusado sexualmente o que abuse sexualmente a otros.

  • Connector.

    Confía en tu intuición y reporta los problemas

    Al igual que el refrán que escuchas cuando esperas un vuelo en el aeropuerto, «Si ves algo, di algo». Si ves a un compañero de trabajo o a un estudiante mostrando comportamientos que te preocupan, habla de ello. Esto puede ser dejarle saber a un compañero maestro que su relación con un estudiante parece estar en un territorio peligroso o tomar a un estudiante a un lado para preguntarle si todo está bien. Tu escuela puede tener políticas sobre a quién debes informar y cómo; asegúrate de saber cuál es el protocolo cuando veas algo.Si sabes que esta sucediendo abuso sexual, no dudes en denunciarlo. Hay muchos sobrevivientes de abuso sexual infantil que tienen un maestro a quien agradecer por haber detenido el abuso que estaban experimentando. Si tu intuición te dice que algo está «mal» con una situación o con alguien, lo más probable es que así sea y deberías investigar más.

  • Connector.

    Sé un adulto de confianza

    Puede haber niños en tu clase que no se sientan seguros en casa. No importa cómo sea la familia, no importa cuánto dinero ganan sus padres (o lo poco que ganan) o lo bonito que sea su vecindario, un niño puede estar sufriendo un abuso sexual. Puedes crear un ambiente de seguridad en tu clase y ser alguien en quien confíen. Hazles saber que si hay problemas en sus vidas, pueden hablarte de ellos. Enfatiza que los secretos no los mantendrán a salvo.Ya sea que un estudiante esté siendo abusado sexualmente o no, tener un adulto con el que se sienta seguro es importante. Permitirles un espacio donde puedan ser ellos mismos y donde se les anime a trabajar a través de sus emociones de una manera saludable puede hacer toda la diferencia en sus vidas.

Juntos somos mejores

El abuso sexual infantil es una epidemia que afecta a demasiadas familias y comunidades. Juntos, los padres, los maestros y los miembros de la comunidad pueden marcar la diferencia. A medida que hacemos que sea seguro discutir abiertamente este tema, podremos reducir el número de niños abusados cada año. Aprende qué buscar y habla sobre este tema. Podría hacer toda la diferencia en el mundo para tus estudiantes.