Hay seis principios básicos de salud sexual que pueden guiarnos al tomar decisiones sobre la sexualidad. Estos son conceptos importantes para enseñarle a tu niño o adolescente, además de aprenderlos y ejemplificarlos en tu propia vida. Con cada uno de estos principios debes dialogar sobre la seguridad, confianza, comunicación, respeto, e información precisa, todo lo cual es clave para lograr salud sexual y felicidad. A medida que leas esto, piensa cómo se relaciona contigo y con tu familia, y decide si hay otros derechos o principios que quieras agregar a tu conversación con tu niño o adolescente. No todo lo que aparece a continuación es apropiado para todas las edades, usa tu buen juicio para decidir para lo que está listo tu hijo

Consentimiento

Consentimiento es el acuerdo común completo y continuo de actividad sexual entre las personas involucradas. El consentimiento incluye el derecho a:

  • Elegir en lo que quieres participar, en lo que no quieres participar, o abstenerte por completo.
  • Cambiar de opinión en cualquier momento.
  • Entender completamente lo que estás aceptando.

No Explotación

Las relaciones explotadoras utilizan coerción y diferencia de poder para beneficiar a una persona por encima de otra. Tú tienes derecho a relaciones de no explotación y a:

  • Sentirte seguro en tus actividades sexuales.
  • Que no tomen ventaja de ti debido a la edad, género, religión, capacidad, raza, etc.
  • Expresa tus necesidades, preocupaciones y preferencias en relación con tu sexualidad.
  • No complacer a los demás a costa tuya.

Protección

La protección contra las Infecciones Transmitidas Sexualmente, VIH, y embarazo no deseado viene a través de la educación médica precisa, la información acerca de los riesgos que las parejas representan entre sí, y el acceso a recursos y atención médica adecuada. Tú tienes derecho a:

  • Preguntar sobre el riesgo que tus parejas representan para tu salud sexual.
  • Negarte al contacto sexual sin el uso de protección o negarte por completo al contacto sexual.
  • Educarte a ti mismo y a los demás sobre los tipos de protección.

Honestidad

La honestidad es ser veraz dentro de las relaciones sexuales. Las parejas deben compartir de forma voluntaria información importante en un ambiente de seguridad y confianza. Tú tienes derecho a:

  • Ser honesto contigo mismo y con tus compañeros.
  • Dar y recibir información precisa, incluso cuando hay mucho en juego.
  • Hacerle preguntas a tu pareja sexual sobre cosas que afecten tu salud sexual y emocional.

Valores

Las actividades sexuales pueden tener diferentes significados para diferentes personas. Compartir valores sexuales puede aclarar lo que es aceptable para cada persona dentro de la relación y crea expectativas claras. Tú tienes derecho a:

  • Tomar tiempo para conocer tus propios valores y el de tu pareja referente al sexo.
  • Que tus valores sean respetados sin ser menospreciado o juzgado.
  • Sentirte seguro de compartir los valores que tienes y por qué los tienes.

Placer

Las experiencias sexuales seguras basadas en la confianza tienen la habilidad de dar alegría y satisfacción a los involucrados. Tú tienes derecho a:

  • Encontrar tus preferencias, expresiones y deseos sexuales personales.
  • Sentirte seguro al explorar la sexualidad.
  • Experimentar placer consensual sin dolor.

Al pensar en estos principios y compartirlos con tu hijo, puede que encuentres cosas que tienen más impacto en diferentes ocasiones y en diferentes situaciones. Tener conversaciones honestas sobre el sexo y la sexualidad saludable es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu niño o adolescente. Puede prevenirlos de que sean abusados sexualmente, ayudarlos a tener relaciones más felices y saludables, y permitirles tomar decisiones más informadas con respecto al sexo y la sexualidad.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN

Conviértete en Defensor. Dona Hoy.