Cómo Proteger a Mis Hijos En La Ciudad: Consejos de Una Madre

Son las 3:30 de la tarde y mis hijos están en camino a casa desde la escuela. Para volver con seguridad, tendrán que caminar de su escuela a la parada del autobús público. Les costará encontrar un asiento y será más probable que les toque ir de pie en un autobús topado de gente en la mayoría del viaje. Después de dos cambios de autobús y un viaje de hora y media, abrirán la puerta del apartamento y entrarán a casa. No es de extrañar que haya tenido que enseñarles a ser expertos en cómo transitar las calles.

A muchas millas de distancia, mientras todavía estoy en el trabajo, estoy pensando en la ruta que mis hijos tomarán para llegar a casa sanos y salvos. Me preocupo hasta que escucho sus voces por teléfono diciéndome: “Ya estamos en casa, mamá”.

Vivir en una ciudad grande tiene muchas ventajas pero también presenta grandes desafíos, especialmente para los niños y jóvenes cuyos padres tienen que trabajar fuera de casa con horarios que no les permiten llegar antes que sus hijos regresen de la escuela. Enseñarles a usar ciertas estrategias que pueden mantenerlos seguros puede reducir esos desafíos. Aquí están algunas ideas para proteger a los niños en la ciudad.

FIJAR REGLAS CLARAS

Una parte esencial de criar hijos seguros de sí mismos es establecer reglas claras que les ayudan a mantenerse a salvo en muchos entornos diferentes. Las reglas les permite ejercer autodisciplina y aprender a tomar decisiones eficaces. Cada familia debe establecer las suyas. Algunas de las reglas que establecí para mis hijos que podrían ser útiles para otras personas son: Ir directamente de la escuela a la casa. • No acercarse ni subirse al vehículo de nadie. Utilizar siempre la misma ruta para llegar a casa. No llevar amigos a casa cuando están solos.

CONFIAR EN TU INTUICIÓN

Enseñar a los niños a confiar en esa voz interior que les advierte de los peligros potenciales es esencial para mantenerlos seguros, especialmente cuando están solos. Pequeñas cosas como cambiar asientos en el autobús si sienten como que una pelea entre otros pasajeros está a punto de empezar o sentarse cerca del conductor si alguien les hace sentir incómodos, son sólo un par de maneras en que los niños pueden confiar y responder a su intuición.

MANTENERSE EN GRUPOS

Hay seguridad en los grupos, y esto es especialmente cierto cuando se trata de que los niños o adolescentes puedan regresar seguros a casa. Estar en un grupo los hace menos vulnerables a ser atacados por posibles agresores. Además, minimiza los sentimientos de soledad y les da confianza en sí mismos.

UTILIZAR UNA PALABRA O FRASE CLAVE

Uno de mis mayores temores era que alguien secuestrara a mis hijos, y no volverlos a ver. (Aunque “el peligro con los desconocidos” sólo constituye aproximadamente el 10 por ciento de los casos de abuso sexual.) Sentí la inspiración de crear una frase que solo mis hijos y yo sabríamos. Les dije que si alguien los estaba esperando fuera de la escuela o se les acercaban en cualquier momento y les pedía que fueran a algún lado, no deberían ir. También les expliqué que si alguien les decía que les llevaba un mensaje mío les daría una contraseña (la frase clave que habíamos creado). Solo así podrían ir con esa persona y saber que estarían seguros. Si la persona no sabía la contraseña, mis hijos bajo ninguna circunstancia irían con esa persona.

Ha pasado algún tiempo desde los días cuando mis hijos eran pequeños, y la ciudad ha quedado atrás. Esos que eran mis pequeños y me mantenían en alerta al salir de la escuela, se han convertido en adultos independientes y seguros de sí mismos. Ahora ellos les enseñan a sus hijos las estrategias y habilidades que les ayudé a desarrollar, así como muchas otras que aprendieron por sí mismos mientras recorrían las calles de San Francisco.

Decide qué herramientas y estrategias les vas a dar a tus hijos para ayudar a mantenerlos a salvo y ponlas en práctica hoy mismo. Juntos podemos trabajar en la protección de los niños en la ciudad – y en todas partes.

Violeta Arana Ramirez es madre de cuatro hijos y su familia ocupa el primer lugar en su vida. Trabaja como coordinadora de español en The Yonuique Foundation. Ocupa su tiempo libre a disfrutar a sus nietos, leer, tomar pintorescas caminatas, y ver una que otra serie turca.